martes, 21 de mayo de 2019

CONCIERTO DE ENNIO MORRICONE EN EL WIZINK CENTER (MADRID)

El pasado miércoles 8 de mayo tuvimos el privilegio de asistir a la despedida del Maestro sobre los escenarios, en una noche inolvidable. He aquí nuestra particular crónica, a la espera de poder anunciar importantes noticias.

"En primer lugar, posiblemente alguno no quedó plenamente satisfecho con la selección que Ennio Morricone ha preferido interpretar en sus últimos conciertos. Se echaron en falta hits como "La muerte tenía un precio" o "Érase una vez en América" (o de series como "La Piovra" o "El secreto del Sáhara", cuya música las mejoraba). Incluso otros fragmentos de bandas sonoras que sí sonaron (por ejemplo, "Los intocables"). Pero es que el Maestro tiene una obra tan vasta, que hubiera necesitado dos programas distintos para contentar a todo el mundo. Además, parece que para esta gira quería rescatar piezas más olvidadas. Si no, no se explica la inclusión de "La tienda roja", "Ostinato ricercare per un' immagine", "Nostromo" o una amplia sucesión de películas clasificadas dentro del bloque de cine social, algunas absolutamente desconocidas pero que quizá Morricone pretendía reivindicar. Entre éstas, una rareza titulada "Los trabajadores van al cielo", con sonidos industriales. Eso sí, todo un descubrimiento el rítmico tema de "Aboli¢ao". Con ellas puso de manifiesto su peculiaridad al dar protagonismo a instrumentos clásicos menos usuales o modernos como la batería o la guitarra eléctrica, que ha inspirado a tantos autores posteriores. 

Sí tuvo más sentido que, después de "Novecento", en su paso por España se decantara por "Átame" y "La luz prodigiosa", realizadas en nuestro país. La primera, con un increíble solo de trompeta y un tremendo cambio enérgico y casi violento acorde con la película, en la que intuí en ciertos momentos las notas de otra pieza conocida (creo que "Chi Mai"). Y la segunda, porque debía ser cantada por el as que se guardaba en la manga para la recta final del concierto: Dulce Pontes. De hecho, "La luz prodigiosa" fue el tercer bis, convirtiéndose en una de las sorpresas de la noche en mi opinión (aunque Morricone ya había puesto de relevancia años antes esta película en conciertos emblemáticos como el del Arena de Verona). Para muestra, el siguiente enlace:


https://www.youtube.com/watch?v=6vNFWAkJLBg

Pese a que no soy demasiado aficionado al fado, reconozco que la portuguesa posee una gran técnica vocal, como demostró en "Sacco y Vanzetti" en esa sucesión de frases que la solista ha de repetir en tesitura grave y aguda, aumentando en cada uno el tono ascendente (si bien eché de menos el "Here's to you"). Ésta es una de las señas de identidad del estilo de Morricone respecto a la exigencia que impone a las sopranos de llevarlas al límite del virtuosismo con notas casi imposibles. Por supuesto lo repitió con Susanna Rigacci en la famosa "The ecstasy of gold", tanto en el bloque dedicado a Sergio Leone (donde también sonaron el tema principal de "El bueno, el feo y el malo" y el de la armónica de "Hasta que llegó su hora"), como en el segundo bis.

Tras el intermedio, el Maestro comenzó con la única película por la que incomprensiblemente ha recibido el Oscar ("Los odiosos ocho", pese a que no hace mucho despotricó contra Tarantino, y en cuyo tema predominan los timbres más profundamente graves) y se metió en el bolsillo a un rendido público con "La Misión" y con la que no figuraba en el programa pero no podía faltar como primer bis: "Cinema Paradiso", tanto su tema principal como el de amor compuesto por Andrea, el hijo de Ennio. No es de extrañar que en el WiZink Center - con muy buena acústica - se aclamara de pie al Maestro con vítores como la estrella moderna que es al haber conseguido que también la gente joven lo siga, a la vista de su importante presencia en el recinto. Y es que Morricone, en directo, imprime otro tempo a sus composiciones y suena diferente acompañado de los 200 músicos de la Roma Sinfonietta y el Coro Talía. Incluso dirigiendo ya sentado. Lamentablemente, como me ha dicho una amiga, quedan pocas oportunidades para comprobarlo. Sólo ya en su Italia natal."

jueves, 18 de abril de 2019

EL FIN DEL PODER

Como todos los años por estas fechas, toca una típica. Para éste hemos optado por el tema principal de "La caída del Imperio Romano", de Dmitri Tiomkin, en la que no es casualidad la utilización de ese órgano que acentúa una música decadente (y cuyo comienzo recuerda notablemente a Bach). Incluso el compositor ruso se permite la licencia de introducir de fondo en un pasaje el sonido de la balalaika de su tierra natal. Dos instrumentos que aparentemente nada tienen que ver con la época romana, pero tal y como siempre os hemos explicado al hablar del trabajo de Miklós Rózsa para la banda sonora de "Ben Hur", tampoco los autores tenían dónde inspirarse porque apenas existe documentación musical de aquellos tiempos. 



El argumento de "La caída del Imperio Romano" sería utilizado en gran parte años después por Ridley Scott en "Gladiator" y el título parecía vaticinar el declive de los famosos estudios de Samuel Bronston, que rodaron grandes superproducciones en España, como "55 días en Pekín", "Rey de Reyes", "El Cid", o ésta que nos ocupa hoy.




sábado, 30 de marzo de 2019

NO TE METAS EN POLÍTICA, PAULINO

Con la proximidad de las elecciones y en un momento en el que a nivel político parece prevalecer la crispación y esa acusación mutua de dividir España, desde "Cinemasque" hemos decidido no tomárnoslo tan en serio. Por esto mismo hoy os traemos una canción que dio título a una parodia sobre Franco. Y es que, sin ensañarse con él como hicieron por ejemplo Els Joglars en "Buen viaje, excelencia", Antonio Mercero consiguió con "Espérame en el cielo" una película divertida a la par que algo osada por tratar un tema que aún sigue siendo tabú o motivo de indignación para muchos. Probablemente el humor es el mejor antídoto para estos casos, y por ello una opción muy recomendable es visionar esta comedia de enredo con un inconmensurable Pepe Soriano en un difícil doble papel: El del propio Franco y el de su doble, Paulino Alonso.

Aunque Carmelo Bernaola realizó la banda sonora, la gente sin duda recuerda la voz del gran Antonio Machín.



 




lunes, 11 de marzo de 2019

MUSICALES FAMOSOS, COMPOSITORES DESCONOCIDOS

¿Quién no conoce "Grease"? Sin embargo... ¿alguien sería capaz de decir quién creó su música? He aquí la razón de este post de hoy. Muchos podrían incluso mencionar varios temas del musical, pero pocos a los responsables de los mismos. 

Por ello desde "Cinemasque" queremos reivindicar a Jim Jacobs y Warren Casey como autores del original de Broadway, así como a Michael Gibson por su adaptación al cine. Es más, no lo haremos con una de sus célebres canciones, sino con una agridulce balada que se incluía en la banda sonora de la película y que ha sido bastante olvidada: "Tears on my pillow".




sábado, 2 de marzo de 2019

CONEXIÓN QUEEN

Unos días después de la ceremonia de los Oscars - y dado que no nos convence mucho el otorgado a Göransson por la banda sonora de "Black Panther" tras haber escuchado su tema principal - nos centraremos en una de las grandes ganadoras: "Bohemian Rhapsody", que se alzó con cuatro estatuillas. 

Lo fácil sería ahora limitarnos a colgar el famoso videoclip de la canción, pero por ser más originales lo haremos en otro contexto. No obstante, antes de desvelar cuál, comentar que Mike Myers no pareció ser elegido por casualidad para interpretar en "Bohemian Rhapsody" al excéntrico productor musical Ray Foster.  De hecho, en los 90 coprotagonizó en la película "Wayne's world" (junto a Dana Carvey) una escena dentro de un coche en la que cuatro inadaptados amigos rockeros - al que se unirá un quinto - parodiaban al cuarteto de Queen cantando a grito pelado dicha canción.

Y he aquí la conexión de Myers con el grupo más allá de este papel. Él y su compañero de reparto en aquella ocasión fueron los elegidos el pasado 24 de febrero para presentar la nominación de "Bohemian Rhapsody" como mejor película. 



sábado, 23 de febrero de 2019

CASTILLOS EN LA ARENA

Vincente Minnelli se especializó sobre todo en musicales y melodramas. Uno de esos últimos es el que lleva el título de este post, protagonizado por la tormentosa pareja formada por Richard Burton y Elizabeth Taylor (cuyos numeritos en los rodajes darían para otro artículo). Pero lo hemos elegido porque en él destaca también el melancólico tema principal de Johnny Mandel, que fue nominado a los Globos de Oro por la banda sonora de la película, y que hoy en día está bastante olvidada. 





sábado, 9 de febrero de 2019

POR MUCHOS AÑOS MÁS

Rozando el límite, pero llegamos a felicitar a John Williams por su 87º cumpleaños, con una de sus más olvidadas pero maravillosas piezas corales: El "Exultate Justi" de la banda sonora de "El imperio del sol". Congratulations, Master.